El dolor de garganta persistente o recurrente puede indicar una serie de afecciones, la mayoría de las cuales son muy curables. La faringitis crónica es un dolor de garganta que aparece y puede durar hasta un mes antes de que se resuelva por completo.

Por lo general, es el resultado de una infección: viral, bacteriana o rara vez por hongos (levadura candida). La faringitis aguda se puede evaluar para asegurarse de que no sea estreptocócica, que necesita tratamiento con antibióticos para prevenir una posible fiebre reumática.

Por lo general, se permite que la faringitis viral siga su curso, y se trata solo con medicamentos reconfortantes. El dolor raro de garganta o boca causado por una candidiasis necesita más pruebas para asegurarse de que no sea un signo de algo más grave.

La faringitis crónica suele ser más difícil de tratar. Cuando un dolor de garganta dura más de unas pocas semanas, debe ser investigado por un médico especialista en oído, nariz y garganta.

La causa más común es una infección persistente de las amígdalas (si todavía están allí, por supuesto). Usualmente, se prescribe un ciclo prolongado de antibióticos para tratar de “realmente matar la infección”.

 Tratamiento de la Faringitis Crónica

Cuando esto no funciona, y cuando los dolores de garganta interfieren lo suficiente con la vida del paciente, se puede considerar la cirugía para extirpar las amígdalas y mejorar en gran medida el problema.

Recomendado:  ¿Sabes Cómo Podemos Eliminar los Cálculos Renales Naturalmente?

Causas de la faringitis crónica

Una causa del dolor de garganta crónico es el cáncer, aunque no es algo que sea tan común. El tabaquismo y las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) se asocian con cánceres de amígdalas y garganta.

Por lo general, se pueden encontrar mediante un examen médico o tal vez con un simple procedimiento de endoscopia.

Un diagnóstico más reciente que se ha investigado mucho últimamente es la esofagitis eosinofílica, una inflamación similar a una alergia en el esófago que puede provocar dolor de garganta crónico y síntomas similares al reflujo ácido, lo que conlleva a una faringitis crónica.

A menudo, la comida es un desencadenante de la alergia. Esto generalmente requiere un examen cuidadoso y una endoscopia para diagnosticar.

Finalmente, probablemente la causa más común del dolor de garganta crónico es el reflujo ácido desde el estómago hasta la garganta, llamado reflujo laringofaríngeo. Esto conduce a una sensación de “nudo en la garganta”, ronquera fluctuante y carraspeo crónico.

Frecuentemente, se puede administrar un medicamento bloqueador de ácido durante una prueba de 6 semanas para ver si los síntomas se resuelven. Por supuesto, las buenas elecciones dietéticas tienen mucho que ver con los ataques de ácido estomacal.

Síntomas de la faringitis crónica

Es posible que sufras de dolor de garganta crónico y debes buscar el consejo de un otorrinolaringólogo si experimentas alguno de los síntomas de faringitis crónica mencionados a continuación durante más de aproximadamente una semana:

  • Sensación de picazón en la garganta.
  • Dificultad o dolor al tragar
  • Glándulas inflamadas en el área del cuello/mandíbula
  • Voz ronca o tensa
  • Dolor de garganta
Recomendado:  Efectivos Remedios Caseros para Aliviar la Blefaritis

A veces, un dolor de garganta crónico indica una infección. En estos casos, también puedes experimentar:

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Vómito
  • Fiebre
  • Estornudos

Causas de la Faringitis Crónica

¿Cuándo es necesario visitar al médico?

Siempre que un dolor de garganta se acompañe de alguno de los siguientes síntomas, la los profesionales en el ámbito recomiendan consultar a un médico:

  • Dolor extremo o dolor de garganta
  • Fiebre
  • Respiración dificultosa
  • Tos con sangre
  • Bulto en el cuello
  • Voz ronca que dura más de dos semanas
  • Dolor en las articulaciones
  • Problemas para abrir la boca
  • Erupción
  • Dolor de oído

¿Cómo tratar la faringitis crónica?

Para tratar con éxito un dolor de garganta, debes saber qué la está causando. Las infecciones bacterianas como la faringitis estreptocócica necesitan tratamiento con antibióticos. Es fundamental que recibas tratamiento para el estreptococo y no permitas que continúe. Esta infección bacteriana puede provocar fiebre reumática, que puede causar daño cardíaco permanente. Una simple toma de antibióticos puede evitar que la faringitis estreptocócica se convierta en un problema grave.

Encontrar alivio para las molestias de la faringitis crónica

Para contrarrestar esos síntomas tan molestos y característicos de la faringitis crónica, puedes tomar algunas medidas en casa para aliviar la picazón y el dolor de garganta. Para ello, prueba estos consejos:

  • Chupa algo relajante, como un caramelo duro, una pastilla para la garganta o una paleta.
  • Mantente hidratado y humedece la garganta bebiendo mucha agua y otros líquidos. Intenta agregar miel a una bebida caliente o bebe un sorbo de una taza de té caliente.
  • Enciende un humidificador en tu casa para evitar que el aire seco te irrite la garganta.
  • Crea una mezcla de agua tibia y 1 cucharadita de sal por taza y haz gárgaras un par de veces al día.
Recomendado:  Alopecia - Problema de calvicie en hombres y mujeres

Remedios caseros para tratar la faringitis crónica

Sintomas de la Faringitis Crónica

En tu propia casa puedes preparar algunos remedios que te serán de mucha ayuda para el alivio de los síntomas asociados a la faringitis crónica. Entre estos remedios caseros se encuentran:

  • Gárgaras con sal y agua: Mezcla una cucharadita de sal de mesa con 230 onzas de agua tibia. Haz gárgaras con la mezcla durante 15 a 30 segundos, luego escúpela. Agrega un poco de bicarbonato de sodio con el agua salada para matar las bacterias también.
  • Té con miel: Combina las propiedades calmantes de la miel con la calidez del té para aliviar las molestias de la garganta. Se prefiere el té de manzanilla: primero, por el sabor, y segundo, por sus propiedades astringentes y antiinflamatorias. Agrega un poco de jugo de limón a tu té para darle un toque extra de vitamina C.
  • Raíz de regaliz: Mezclada con agua para crear una solución para hacer gárgaras, se ha evidenciado que la raíz de regaliz alivia la garganta y reduce la tos.
  • Pimienta de cayena: Simplemente mezcla una cucharadita con una taza de agua. Si bien suena contrario a la intuición, las pimientas de cayena están llenas de vitamina C y son un analgésico natural ya que recubre y calma la garganta (después de la quemadura inicial). Además de tratar el dolor de garganta, también puede ayudar con la congestión nasal, lo que ayuda a romper la mucosidad en la nariz y la garganta.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar