Hepatitis significa “inflamación del hígado”. La hepatitis B es causada por el virus de la hepatitis VHB y es una infección que puede provocar problemas hepáticos graves. El virus se encuentra en la sangre y, en menor grado, en los fluidos corporales como el semen y las secreciones vaginales.

Puedes contraer hepatitis B al tener relaciones sexuales sin protección, al compartir perforaciones no esterilizadas o equipo para inyectarse, o al participar en otras actividades en las que la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada ingresan al torrente sanguíneo de una persona no infectada.

El virus también puede transmitirse de una madre embarazada a su bebé. En alrededor del 30 al 40 por ciento de los casos, las infecciones ocurren sin una causa conocida.

Los niños que contraen hepatitis B tienen más probabilidades de tener una infección continua y, por lo tanto, más probabilidades de desarrollar enfermedad hepática o cáncer en el futuro.

La mayoría de los adultos que tienen hepatitis B se recuperan por completo (eliminan el virus) y no requieren tratamiento continuo.

Síntomas de la hepatitis B

Algunas personas que están infectadas con el virus de la hepatitis B tienen síntomas leves, similares a los de la gripe, y otras no se enferman en absoluto.

Complicaciones de la hepatitis B

Los niños que están infectados tienen menos probabilidades de tener una enfermedad o enfermarse después de contraer hepatitis B que los adultos. (Sin embargo, las consecuencias para la salud de las personas que se infectaron con hepatitis B en la infancia pueden ser más graves a largo plazo). En casos más graves, la hepatitis B puede causar:

  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor en el hígado (debajo de la caja torácica derecha)
  • Fiebre
  • Dolor en las articulaciones
  • Ictericia (los ojos y la piel se vuelven amarillos)
Recomendado:  Cúrcuma - Descubre todos los beneficios de esta maravillosa esencia

Normalmente, estos problemas de salud desaparecen en unas pocas semanas, pero incluso cuando la persona se siente mucho mejor, pueden seguir siendo infecciosos.

La mayoría de los adultos que se infectan con el virus de la hepatitis B se recuperan por completo y no vuelven a infectarse. Algunas personas se enferman gravemente justo después de la infección y necesitan ir al hospital; algunos incluso pueden morir.

Complicaciones de la hepatitis B

Una pequeña proporción de personas que se infectan con el virus de la hepatitis B desarrollan una infección de hepatitis B a largo plazo (crónica). Es posible que tengan el virus en el torrente sanguíneo durante la mayor parte de su vida sin darse cuenta de que están infectados.

Es posible que las personas con infección crónica por hepatitis B no noten ningún problema de salud hasta que desarrollen problemas hepáticos como enfermedad hepática (cicatrización o cirrosis) o cáncer de hígado más adelante en la vida. El tratamiento de la hepatitis B es fundamental porque no es posible ser un “portador sano” del virus de la hepatitis B.

Causas de la Hepatitis B

La hepatitis B se transmite a través del contacto con sangre que contiene el virus de la hepatitis B. Si sangre o fluidos corporales infectados ingresan al torrente sanguíneo de otra persona, esa persona puede infectarse.

Causas de la Hepatitis B

El tiempo desde la exposición al virus de la hepatitis B hasta la aparición de la enfermedad (si se presentan síntomas) es de 45 a 180 días. Las actividades de riesgo que pueden causar una infección incluyen:

  • Compartir equipo no esterilizado o sucio para inyectarse.
  • Perforar la piel con equipo que no se limpia, desinfecta y esteriliza adecuadamente.
  • Compartir hojas de afeitar o cepillos de dientes.
  • Entrar en contacto con sangre infectada a través de cortes abiertos o las membranas mucosas de otra persona.
  • Tener relaciones sexuales sin protección (por ejemplo, sin condón), especialmente si hay sangre presente.
Recomendado:  Cuidado de nuestros ojos - Elección de unos gafas y lentillas

Las madres que tienen hepatitis B pueden transmitir el virus a sus bebés o hijos en el momento del nacimiento o después del nacimiento. Si el bebé recién nacido se inmuniza rápidamente con dos vacunas, puede protegerse de la hepatitis B.

La hepatitis B y la actividad física

Mantenerte en buena forma física puede beneficiar a tu hígado de muchas maneras. Si tienes sobrepeso, reducir tu índice de masa corporal puede reducir la probabilidad y los efectos de la enfermedad del hígado graso.

La pérdida de peso también puede disminuir las demandas del cuerpo sobre el hígado y mejorar la capacidad del órgano para metabolizar la glucosa. Reducir el tamaño de la cintura puede disminuir el riesgo de diabetes o ayudar a controlar la afección en quienes ya la padecen.

Las personas con sobrepeso igualmente responden peor a las terapias contra la hepatitis B basadas en interferón y ribavirina, aunque esta preocupación probablemente dejará de ser tan relevante a medida que las nuevas terapias combinadas eliminen cada vez más el uso de esos dos medicamentos en los próximos años.

El ejercicio regular, al menos tres veces por semana durante media hora, tiene muchos beneficios para tu salud y bienestar en general. Aumenta la masa muscular para que quemes más calorías a lo largo del día, aumenta tu función inmunológica, así como mejora tu estado de ánimo y energía.

Un estudio reciente encontró que los hombres de mediana edad que hacían ejercicio al menos 240 minutos a la semana podían mejorar en gran medida el daño causado por la enfermedad del hígado graso.

Incluso caminar a paso ligero puede ser beneficioso. Intenta caminar 10 minutos, de tres a cinco días a la semana y, gradualmente en el transcurso de varias semanas o algunos meses, sube hasta una hora al día.

Recomendado:  Conoce las 15 Enfermedades de la Piel que te Pueden Afectar

Si eres más ambicioso, esfuérzate por variar tu programa con una combinación de entrenamiento con pesas y actividades cardiovasculares. La mejor opción es encontrar algo que te guste hacer, ya sea un deporte de equipo, andar en bicicleta, una máquina elíptica o caminadora, yoga o Pilates.

Síntomas de la hepatitis B

Reducir los riesgos de hepatitis B

Los pasos simples que todos pueden tomar para protegerse contra la hepatitis B incluyen:

  • Asegurarte de que tú y tus hijos estén vacunados: esta es la mejor protección.
  • Utilizar condones cada vez que tengas relaciones sexuales anales o vaginales con nuevas parejas hasta que ambos se hagan un chequeo (esto también previene contra otras infecciones).
  • Elegir que un practicante experimentado que siga las buenas prácticas de esterilización e higiene y que trabaje en instalaciones registradas por el consejo local te haga un tatuaje o una perforación en el cuerpo.
  • Usar guantes de un solo uso si le das primeros auxilios a alguien o necesitas limpiar sangre o fluidos corporales

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar