Los síntomas de la gripe, también conocida como influenza, es una infección viral que suele afectar al sistema respiratorio y se puede propagar con mucha facilidad. Por lo general la gripe se presenta mayormente en las personas en la estación de invierno, aunque por supuesto las personas también pueden contagiarse de esta en cualquier momento del año.

Cabe destacar que cada 30 años aproximadamente ocurre una pandemia gripal en donde muchas personas corren el riesgo de morir.

El virus causante de la gripe cada vez evoluciona más, puede deberse a que muta o a que se reordenan sus genes; por este motivo es que ninguna persona se vuelve inmune a esta infección.

Contrarrestar los síntomas de la gripe

La gripe ataca a las vías respiratorias, es decir la nariz, los pulmones y la garganta. La misma se contagia rápidamente y puede hacerse mediante la tos o estornudos provenientes de la persona que la padece. Inclusive si tienes contacto directo con la persona que tiene gripe también te puedes contagiar, ya que con tan solo un apretón de manos ya te estaría transmitiendo el virus. En el caso de los adultos, pueden empezar a tener gripe y no presentar ningún tipo de síntomas sino luego de haber transcurrido uno o dos días, y luego la duración normal de esta infección es alrededor de una semana luego de haberse contagiado.

Las causas de la gripe

El virus de la gripe puede trasladarse por el aire en forma de gotas, esto producto de cuando una persona infectada habla, tose o estornuda. Otra persona corre el riesgo de la inhalación de estas gotas de manera directa, aunque también puede contagiarse de manera indirecta a través del contacto con objetos que también han sido tocados por alguna persona contagiada de gripe, ya que luego estos puede ingresar a tu organismo por tu boca, tus ojos o tu nariz

La personas que tienen los síntomas de la gripe pueden contagiarlo hasta días previos a que aparezcan los síntomas y también cinco días posteriores a la aparición de estos; sin embargo en ocasiones ha habido casos en los que han transcurrido diez días de que se hicieron presentes los síntomas y siguen contagiando esta infección. Asimismo, las personas que tienen un sistema inmunológico bastante débil son capaces de contagiar este virus por un tiempo más largo que el anterior mencionado.

Un dato muy importante del cual se debe tener conocimiento es que el virus de la gripe siempre cambia, por lo que siempre habrá una nueva cepa que aparezca. Si alguna vez en tu vida ya has padecido de gripe, entonces tu cuerpo ya desarrolló los anticuerpos necesarios para combatir ese virus en específico, y por ende si futuramente te contagias de un virus que tenga cierta semejanza con el que ya estuviste contagia, tu organismo estará apto para la prevención del virus o apaciguar sus síntomas.

No obstante, los anticuerpos que desarrollaste para el virus de la gripe por el cual ya has estado infectado no son capaces de brindarte protección contra los nuevos tipos de virus de la gripe ya que lo más probable es que estos sean diferentes por el hecho de que mutan con determinada constancia.

Remedios contra los síntomas de la gripe

Los síntomas de la gripe

Los síntomas de la gripe pueden variar, motivo por el cual en ocasiones se dificulta un poco diferenciarla de otras enfermedades víricas que afectan al aparato respiratorio.

Generalmente los síntomas de la gripe suele confundirse con el resfriado por la similitud de sus síntomas, sin embargo el virus que produce cada una de estas es distinto. Entre los síntomas más comunes de la gripe se encuentran:

  • Dolor en los músculos, sobre todo en los que se encuentran en las piernas, en la espalda y en los brazos.
  • Dolores de cabeza.
  • Sudar mucho y sentir escalofríos.
  • Fiebre de temperaturas mayores de 38°.
  • Sentirse cansado y débil.
  • Dolor en la garganta.
  • Tos constante y seca.
  • Nariz congestionada.

También hay casos excepciones en los que la persona infectada del virus de la gripe puede presentar dolor en el abdomen, náuseas, vómitos y/o diarrea. Esto también dependerá enormemente de la edad que tenga la persona contagiada.

Esta infección viral por lo general no precisa de que la persona asista a un médico para tratarla ya que la misma evoluciona con total normalidad hasta que se cure por completa, lo cual suele ocurrir hasta una semana después de que se haya contagiado la persona, aunque la tos y el malestar puede persistir por algunos días más.

Como evitar los síntomas de la gripe

Remedios caseros para contrarrestar los síntomas de la gripe

  • Inhalaciones de eucalipto: Puedes abrir tus vías respiratorias y calmar el dolor de la garganta con el vapor producto del eucalipto, el cual cuenta con efectos expectorantes. Deberás colocar agua que esté bastante caliente en una olla, añadir un poco de hojas o de aceite de eucalipto. Pon una toalla en tu cabeza para que sea mayor la cantidad de vapor que inhales.
  • Té de limón con miel: Es sumamente sencillo de hacer, solo tienes que exprimir el zumo de un limón en una taza con agua caliente y añadirle un poco de miel. Esto es sumamente efectivo porque la miel es excelente para combatir los virus y las bacterias, lo mismo que en el caso del limón, el cual también es bastante eficiente para eliminar los virus y las bacterias.
  • Ajo crudo: El ajo es ideal para las personas que están contagiadas de gripe ya que tiene propiedades muy buenas para combatir a los gérmenes tales como virus, bacterias y microbios. Para poder lograr que el ajo pueda aliviar los síntomas de la gripe solo debes aplastarlo, dejarlo reposar por 15 minutos y posteriormente comértelo crudo.
  • Jengibre: El jengibre es muy recomendado para la gripe, el resfriado e inclusive para tratar la neumonía. Lo recomendable es que hagas uso de un jengibre que esté fresco, lo tienes que cortar y colocarlo a hervir para luego obtener una especie de té. Si quieres un mejor efecto entonces puedes añadirle un poco de miel y zumo de un limón. Esto no solo te va a ayudar a eliminar las bacterias sino que también te disminuye la mucosidad.
  • Infusión de malva: Es una planta de gran utilidad cuando se tienen molestias en la garganta producto de los síntomas de la gripe; ya sea que la misma se encuentre irritada, seca, adolorida, etc., la malva es una buena opción. Con esta planta puedes aliviar los síntomas, matar los gérmenes y al mismo tiempo aliviar la tos y reducir la mucosidad que se haya acumulado. Este remedio lo debes elaborar añadiendo una cucharada de malva seca en una taza con agua caliente, luego lo tapas y dejas que repose por 3; para posteriormente colarlo y beberlo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar