Desde tiempos remotos la hidroterapia o la terapia con el agua se ha considerado que brinda propiedades curativas, ya que muchos piensan que el agua es capaz de limpiar y purificar. Por lo tanto, la hidroterapia hace uso del agua con fines terapéuticos, utilizándola de distintas formas, estados y temperaturas ya que lo que realmente importa es la intervención de determinados factores físicos como lo es la temperatura y la presión.

La palabra ‘hidroterapia’ proviene del griego ya que hydro (hidro) significa agua y therapia (terapia) significa curación. Este tipo de terapia pertenece al mismo grupo que la fisioterapia, la medicina hidrológica y la balneoterapia.

Por ende, la hidroterapia, también conocida como terapia acuática, es una metodología terapéutica en la cual se implementan conocimientos del área de fisioterapia para rehabilitar y también conocimientos de biomecánica, y todo esto se complementa con ciertas técnicas para así poderle sacar el máximo provecho a las propiedades que puede brindar el agua.

 Tipos de hidroterapia

La hidroterapia puede considerarse inclusive como hasta un arte, el cual consiste en prevenir y tratar determinadas patologías y lesiones a través de la utilización del agua en las diferentes formas posibles, ya sea en la piscina, baño, chorro, etc. La hidroterapia es un sistema muy valioso para tratar patología tales como reumatismo, traumatismo, problemas con la digestión, respiración e inclusive problemas a nivel neurológico.

Historia de la hidroterapia

Puede decirse que la hidroterapia existe desde el principio de la existencia del hombre ya que desde la antigüedad solían darle al agua la misma utilización que la que se le da hoy en día.

Todo empieza en sí desde la Antigua Grecia ya que ellos hacían uso del agua para la sanación hasta el punto de que llegaron a llamar al agua como agua salutífera y con la misma se llevaban a cabo baños para eliminar las impurezas tanto del espíritu como físicamente.

La hidroterapia ha sido implementada a través de toda la historia de la humanidad y se ha ido extendiendo por todo el mundo, entre las primeras civilizaciones que hicieron uso de la misma se encuentran los egipcios, los griegos, los chinos, los babilonios, los nativos americanos, etc.

Asimismo, los sitios en que se puede llevar a cabo la hidroterapia han ido variando ya que pueden ir desde baños de agua mineral, saunas, riegos, arroyos, sofocos, hasta compresas. De hecho, el mismísimo reconocido Hipócrates, quien fue un médico griego, utilizó la hidroterapia para tratar de manera directa o como complemento a distintas patologías, como las hemorragias, las úlceras, la fiebre, etc. Y actualmente la hidroterapia se usa también como tratamiento directo o complementario por distintas ramas de la salud, ya sea a nivel psicológico o físico y las patologías que se han tratado con este medio son diversas, entre ellas se encuentran el sida, las alergias, el estrés, las adicciones.

Como aplicar la hidroterapia

Beneficios de la hidroterapia

  • El efecto terapéutico que tiene el agua contribuye a contrarrestar las dolencias que se tengan, especialmente si la hidroterapia se realiza mediante las agua termales que contengan propiedades marinas.
  • Desde el siglo 19 la hidroterapia se ha hecho mucho más popular y se va estudiando cada vez más ya que es muy beneficiosa para tratar diversas patologías tales como problemas de la digestión, traumatismos, reumatismo, enfermedades del aparato respiratorio, enfermedades neurológicas, alergias, etc.
  • Con la hidroterapia realizada con agua caliente ocurre una dilatación de los vasos sanguíneos que se encuentran superficialmente y es contribuye a que circule mejor la sangre en esos sitios. Asimismo, algunos elementos que se encuentran en el agua, como en el agua de los balnearios, ayudan a optimizar aún más el efecto de la hidroterapia.
  • El agua es una opción muy eficiente para recuperarse de lesiones sin importar el tiempo que tenga la misma ni cuanto haya progresado, ya que la persona que tiene la lesión podrá llevar a cabo la terapia dependiendo de la intensidad de la lesión y de cómo vaya evolucionando la misma.
  • El agua es excelente cuando se trata de hacer más rápida la curación de lesiones graves, sobre todo para quienes practican deportes, y mientras más temprano se haga la hidroterapia mucho mejor será.

Tipos de hidroterapia

Hidroterapia mecánica

 

  • Empuje: Es una modalidad de hidroterapia que se realiza sumergiendo el cuerpo en el agua, la misma contribuye a que se ejerciten los músculos en personas que tienen problemas motrices, esto debido a que el peso de la persona en el agua es mucho menor.
  • Compresión: El agua es aplicada con una fuerza determinada sobre el cuerpo generando presión en los músculos, los nervios o las venas. Este tipo se implementa mayormente con fines relajantes o como tratamiento de las varices.
  • Resistencia hidrodinámica: Es aplicada mediante una superficie que sea acuática y se llevan a cabo los mismos ejercicios como si los estuvieses realizando en la tierra. Es muy eficaz para el fortalecimiento muscular.
  • Presión: El agua se aplica mediante el uso de chorros o de duchas que te generarán presión. Es excelente para relajarte y también para estimular el sistema nervioso.

 Beneficios de la hidroterapia

Hidroterapia térmica

 

  • Agua fría: Le brinda estimulación al sistema circulatorio e incrementa el ritmo del corazón. De igual forma puede utilizarse para tonificar los músculos, para desinflamar y para tratar complementariamente trastornos psiquiátricos.
  • Agua templada: Su uso es muy reducido, y se centra en su mayoría en un uso para sedar a las personas.
  • Agua caliente: La finalidad principal es relajar a la persona, aunque también es posible sedarla, relajar los músculos, optimizar la circulación de la sangre a través de la dilatación de los vasos sanguíneos e inclusive sirve de analgésico para aliviar los dolores.

Hidroterapia química

 

  • Agua sulfurosa: Su objetivo es el tratamiento de problemas en las articulaciones, en la respiración y también tratar las inflamaciones ocasionadas por cuadros alérgicos.
  • Agua sulfatada: Cuando la misma se ingiere te laxa y funciona como diurético. Cuando se aplica en la piel es muy beneficiosa para el sistema respiratorio.
  • Agua ferruginosa: Es ideal como tratamiento para la anemia y las enfermedades relacionadas a la piel.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar