El dolor de encias puede tomar diferentes formas; puedes experimentar un dolor sordo y punzante en el diente o la mandíbula, dolores agudos al comer o beber, o hinchazón en el área afectada. El dolor puede ser persistente o ir y venir. Los síntomas también pueden incluir dolor de cabeza o fiebre.

Incluso si el dolor desaparece por sí solo, eso no significa que el problema se haya resuelto. Los dolores de muelas a menudo regresan y casi siempre son un síntoma de un problema que un dentista deberá abordar. Si tienes dolor de muelas, debes consultar a un dentista.

¿Por qué ir al dentista al sentir dolor de encias?

En muchos casos, los dolores de encias son solo un síntoma de un problema mayor que puede empeorar si no buscas tratamiento. Por lo general, no desaparecen por sí solos. Cuanto más pospongas la visita a tu dentista, más grave se volverá el problema.

 Tratamientos del dolor de encias

Cuando visites a tu dentista, este te examinará la boca para determinar la causa de tu dolor y te recomendará el tratamiento más adecuado. Esto puede implicar un empaste, una terapia de conducto radicular o el tratamiento de las encías. Es posible que en ocasiones tu dentista necesite extraer el diente para evitar problemas adicionales.

Si sientes molestias, debes programar una cita con tu dentista lo antes posible. Dejar un dolor de muelas podría provocar una infección o causar daños irreparables en los dientes. Por lo tanto, siempre consulta a un dentista si:

  • Experimentas dolor de encias durante dos o más días.
  • Tienes una gran incomodidad o dolor.
  • Notas dolor en el oído, tienes fiebre o sientes malestar al abrir la boca.
Recomendado:  Prepara los Mejores 3 Remedios Caseros con Hojas de Romero

Causas del dolor de encias

Existen algunas causas potenciales del dolor de encias y es fundamental que tengas conocimiento acerca de ellas. Estas causan son:

  • Enfermedad de las encías: La enfermedad de las encías se caracteriza por la infección de las encías. Más específicamente, con la gingivitis, las encías se inflaman y se ponen calientes, rojas e hinchadas. Cuando ocurre una infección en las encías, ocurre periodontitis.

Eventualmente, si no se trata, la infección causa pérdida ósea y deterioro de las encías. Las encías se desprenden de los dientes, formando bolsas que se llenan con más bacterias. Las raíces de los dientes se exponen a la placa y se vuelven susceptibles a la caries y sensibles al frío, al tacto y a la masticación.

  • Caries dental: La caries dental se refiere a la erosión y la formación de caries en la superficie externa (esmalte) del diente. Cuando la placa, una capa pegajosa de bacterias, se forma en el esmalte de los dientes, se alimenta de los azúcares y almidones de las partículas de alimentos en la boca. Esto produce un ácido que corroe el esmalte, causando áreas débiles y agujeros. Con el tiempo, el esmalte se rompe y se forma una caries.

Si bien las caries generalmente son indoloras, a medida que la caries se extiende hacia la capa media del diente (dentina), puede crear síntomas como sensibilidad a la temperatura y al tacto.

  • Dientes sensibles: A veces, puedes experimentar molestias cuando tus dientes o un diente específico se exponen al aire frío, líquidos y ciertos alimentos. Esto significa que tus dientes pueden haber desarrollado una sensibilidad relacionada con uno o más estímulos, como las temperaturas frías.

La sensibilidad de los dientes se desarrolla a partir de la dentina expuesta, el tejido que se encuentra debajo del esmalte (la capa exterior dura del diente) y el cemento (el tejido que cubre la raíz del diente).

Recomendado:  Excelentes Remedios Caseros Para los Piojos

La dentina puede quedar expuesta como resultado de caries, empastes desgastados o dientes agrietados. La retracción de las encías en la enfermedad de las encías (o debido a un cepillado enérgico) también puede exponer la dentina y provocar sensibilidad en los dientes.

  • Bruxismo: El bruxismo, caracterizado por apretar los dientes y rechinar los dientes, a menudo mientras duerme, puede ocurrir sin que tú lo sepas. Pero, sobre todo con el tiempo, puede provocar sensibilidad en los dientes, así como dolor de dientes o dolor facial.
  • Inflamación de la pulpa dental: Cuando la caries dental se extiende profundamente en la pulpa del diente, ocurre pulpitis. Esto significa que el tejido en el centro del diente (nervio/pulpa del diente), que es rico en vasos sanguíneos y nervios, se inflama e irrita. Esta inflamación hace que se acumule presión dentro del diente y posteriormente dentro de los tejidos circundantes.

Causas del dolor de encias

¿Cómo prevenir el dolor de encias y muelas?

La mayoría de los casos de dolor de encias se pueden prevenir. Para mantener tus dientes y encías sanos, asegúrate de cepillarte los dientes durante al menos dos minutos dos veces al día y usar hilo dental al menos una vez al día.

También es importante visitar a tu dentista con regularidad. Tu dentista puede eliminar la placa y el sarro de los lugares de difícil acceso y por debajo de la línea de las encías, lo que ayuda a evitar las caries y la enfermedad de las encías.

Si visitas a tu dentista para chequeos regulares, es posible que pueda detectar y abordar un problema antes de que se vuelva doloroso.

Aliviar el dolor de encias y muelas con remedios caseros

Hay muchos remedios caseros para el dolor de encias y muelas que utilizan ingredientes comunes que se encuentran en la mayoría de los hogares. Puedes utilizar estos ingredientes para aliviar el dolor de muelas que estás experimentando.

  • Aceite de clavos de olor: Los clavos son un remedio tradicional para adormecer los nervios; el compuesto químico principal de esta especia es el eugenol, un anestésico natural. Pon dos gotas de aceite de clavo de olor en una bola de algodón y colócala contra la muela hasta que el dolor ceda. En caso de necesidad, usa un poco de clavo en polvo o coloca un clavo de olor entero sobre el diente. Mastica un poco para que suelte su aceite y mantenlo en su lugar hasta media hora o hasta que el dolor desaparezca.
  • Bolsa de té: Toma la bolsita de té y mójala con un poco de agua. Aplica la bolsita de té sobre el diente. Si tu muela no es sensible al frío, coloca la bolsita de té en agua helada durante un tiempo antes de aplicarla. Aplica esto una o dos veces al día, según sea necesario.
Recomendado:  5 Excelentes Remedios Caseros para el Cabello Sano

Sintomas del dolor de encias

  • Bicarbonato de sodio: Humedece la bola de algodón con un poco de agua y cubre toda la bola con bicarbonato de sodio. Coloca la bola de algodón contra el diente afectado para eliminar el dolor de encias. También puedes mezclar una cucharadita colmada de bicarbonato de sodio en un poco de agua tibia. Disuelve el polvo y usa este líquido como enjuague bucal; funcionará de la misma manera. Aplica esto en el diente dos o tres veces hasta que obtengas alivio del dolor de muelas.
  • Jengibre: Espolvorea la raíz de jengibre y agrega la pimienta de cayena y el agua para hacer una pasta espesa. Sumerge la bola de algodón en la pasta para que quede completamente cubierta. Ahora, aplica el algodón en tu diente. Déjalo actuar unos minutos. Repite los pasos anteriores cuando sea necesario.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar