<

Si hubo algo que se puso de moda de un modo repentino y rapidísimo es el fenómeno del vapeo. Gracias a las campañas antitabaquismo y la aparición de este fenómeno mucho más saludable que el fumar y con unos perjuicios para el organismo mucho menores fue ganando adeptos rápidamente.

La ley que prohibía fumar en lugares públicos así como en bares o restaurantes y el fenómeno del vapeo para el que la ley no decía nada por lo que sus prohibiciones recaían en cada establecimiento y normalmente se dejaba actuar a los propios clientes. Poco después este fenómeno fue desapareciendo y los miles de tiendas especializadas en vapear que aparecieron de la nada tuvieron que ir cerrando sus puertas ante la falta de clientes.

Hasta aquí un poco de historia del vapeo de los últimos años. Pero no ha desaparecido del todo y esa moda que fue para algunos, pasajera, ha sido para otros contñ´ínua y después de varios años siguen vapeando en vez de fumando.

Vapear vs fumar

¿Por qué se dice que es mucho más sano vapear que fumar? Aunque los dos requieren de una misma técnica y el tragarse el humo que se quema, con los vapeadores inhalas vapor de agua ya que los líquidos para vapeadores están fabricados a base de propilenglicol y saborizantes (en algunos caos también lleva nicotina y se indica claramente su porcentaje). Mientras que el tabaco convencional está fabricado con miles de compenentes químicos que ya se sabe que son cancerígenos para el organismo.

Por lo tanto, y aunque hay pocos estudios que demuestran que vapear es mucho más sano que fumar tabaco convencional. Los cigarrillos electrónicos o e-cigs es el único método que ha encontrado mucha gente para poder dejar el tabaco de una vez. Por suerte para el resto de la gente, el humo que desprenden los vapeadores es mucho más sano que el que desprende el tabaco convencional.