<

La diosmina es un medicamento que s eutiliza para proteger los vasos sanguíneos. La labor de este medicamento es aumentar el tono de las venas aumentando también la resistencia de las venas y de los capilares que son los vasos sanguíneos pequeños.

Otra de las aplicaciones de los comprimidos es para las hemorroides o almorranas. Al fortalecer los vasos sanguíneos hace también de vasoconstrictor y antiflamatorio. Todos estos efectos hace que la diosmina sea un tratamiento más que efectivo contra las hemorroides localizadas.

También se utiliza para enfermedades crónicas venosas y para mejorar el sistema linfático. Problemas que derivan de estos pueden ser retención de líquidos, varices, arañas vasculares, piernas cansadas, etc.

Se trata de un medicamento que precisa de receta médica en países europeos. Sin embargo en los países latinoamericanos y en Estados Unidos, se pueden comprar sin preescripción médica.

La dosis recomendada para los adultos es 500mg de diosmina cada 12 horas intentando no olvidar ninguna de las tomas. En caso de ocurrir se debe tomar la siguiente dosis lo antes que sea posible.

Efectos secundarios de la diosmina

Como todos los medicamentos de hoy en día, la diosmina no se libra de los efectos secundarios, que gracias a la legislación actual, están obligados a incluir en el prospecto. Aunque pueden producir dichos efectos, realmente son pocas las personas que los sufren.

Indican que pueden producir problemas estomacales de carácter leve como naúseas, vómitos, pesadez del estómago e incluso diarrea.

Otros de los efectos secundarios que están indicados por la ingesta de la diosmina son dolores de cabeza y vértigos. Tamibén están descritos posibles erupciones cutáneas.

No se conocen problemas ni para la lactancia ni para el embarazo, pero se indica que ha de tener cuidado con su ingesta por lo que la recomendación si estás en estos casos es intentar evitar el medicamento.

Puedes leer más información acerca de la diosmina en limpiezafacial.net