<

Desde hace miles de años el vino ha formado parte de la vida del hombre, siendo incluso a ser considerado un elixir de la vida o elixir de los dioses por algunos creyentes, en su momento, a la mitología romana y griega. Estando presente  desde la más pequeña reunión de amigos o una cata solitaria, hasta en cualquier gran fiesta multitudinaria. Es bien sabido que es una bebida con propiedades embriagantes y que ese fue la principal razón por la cual se generó una producción tan amplia hace tantos siglos. Innumerables cuentos y mitos son los que incluyen al caldo de la vid, pero ¿Qué lo hace tan particular en comparación a las demás bebidas? A lo largo de los últimos años se le ha querido dar un significado más extenso al vino, más impulsado a su cata y beneficios para la salud.

A la hora de la comida siempre es necesario tener un líquido que acompañe. Los conocedores de la alta gastronomía consideran que el vino es la bebida perfecta, ya que expresa prestigio y elegancia ante los demás comensales. Al día de hoy no se conocen muy bien todos los beneficios de comer con una copa de vino y qué conlleva a largo plazo.

Tenemos vinos de muchas variedades, y también tenemos múltiples opciones de tiendas, tanto online cómo físicas para poder elegir una buena copa de vino. Una buena recomendación es ProductoresGourmet.com, una tienda nueva, con vinos muy interesantes y poco conocidos como Odipus, de las Bodegas Perez Reverte

Beneficios de comer con una copa de vino y sus resultados en la fisiología del cuerpo humano.

Para empezar se podría destacar como principal de los beneficios de comer con una copa de vino, (a pesar de que el vino en exceso engorda ya que posee calorías, y el exceso hace que las calorías suban también) se ha demostrado que corta las grasas dañinas del cuerpo, por sus características secas y su efecto en el metabolismo, hace que queme de forma natural aquellas impurezas que pueden limitar las capacidades del cuerpo humano, ligado a esto, se le puede atribuir a largo plazo y moderación, mejora el funcionamiento del ritmo cardiaco y ayuda a el progresivo mejoramiento  del sistema cardiovascular. Se ha demostrado científicamente que al ser una bebida con contenidos de alcohol ayuda a combatir bacterias de la boca que pueden resultar nocivas, como la caries provocada por la placa dental. Al limpiar el paladar también inhibe el crecimiento de infecciones de garganta y la gingivitis.

El consumo del caldo de la vid es una grandiosa de ayudar a que las células dañinas ataquen a las sanas, o mejor dicho, es excelente antioxidante gracias a los polifenoles que se hallan en las uvas y la fermentación de la misma. Uno de los beneficios de comer con una copa de vino es que mejora la función cognitiva y la neurología del cerebro, así como zonas vinculadas la memoria y la comunicación. Previene infecciones urinarias, ayuda al buen funcionamiento de la próstata y la prevención de ciertos tipos de tumores. Investigaciones recientes demuestran que el consumo moderado de vino (entre 100 y 250ml al día, durante un mes en personas con problemas de diabetes hizo que sus niveles de insulina en ayunas disminuyeran.

Beneficios de comer con una copa de vino en eventos sociales.

Es bien sabido que tomar ciertas copas de vino promueve la conversación. Un par de copas hace que las personas sientan la necesidad de generar temas de cualquier ángulo social, desde deportes, política, actualidad y hasta del propio vino. La liberación de endorfinas en el cuerpo  hace que las personas tiendan a sentir confianza entre los consumidores y su felicidad aumente. Siendo un complemento placentero para la comida, y al estar ligado con comidas que dan como resultado una buena salud, el consumo de éste ofrece una dieta más balanceada.

Comidas para equilibrar con el contraste de los vinos.

Sin duda un buen sabor salado ayuda a que el sabor perdure por más tiempo, a pesar de que desaparece la dulzura del vino y aumenta su amargura. Es necesario saber que los vinos dulces son los perfectos para acompañar alimentos salados.

Algo importante, los alimentos ácidos no son ideales para su combinación con los vinos, solo una muy disminuida lista de éstos se encuentran entre los indicados para acompañar comidas acidas, caldos de vid  provenientes de Francia, Portugal y Alemania.

Los sabores amargos perduran más que sus otros compañeros de sabor, los perfectos para cubrir los sabores de comidas con contenido de  aceitunas, hojas amargas y repollos morados.